Baby! Evita cometer estos 5 errores

Bienvenida al sitio más honesto de mi mente: mis memorias. En él encontrarás experiencias que te evitarán cometer estos 5 errores que pueden sabotear tu proceso de crecimiento como persona, líder y marca.

Tabla de contenidos

Evita cometer estos 5 errores que pueden sabotear tu proceso de crecimiento como marca personal. ¡Yo los cometí y me bloqueé! Ahora espero evitarte ese camino.

Hoy, te escribo desde el aprendizaje y es que, ¿para qué más son los errores si no son para aprender?

¿Cuáles son los errores más comunes que como Baby Boss de tu marca puedes cometer?

1. Obsesión por la perfección:

Una vez escuché en un podcast, que buscar la perfección es sinónimo de inseguridad personal, o en su defecto, falta de confianza. Dime: ¿Para quién se supone que debes hacer las cosas perfectas? Si bien el término “perfecto” puede tener una concepción personal y distinta desde la óptica de cada ser humano.

Así que deja de buscarle la quinta pata al gato, porque mientras más prejuicios tengas en torno a tus proyectos, más difícil de desarrollar serán. Si buscas la complejidad, te quedarás en la inacción.

¿Quieres que tu marca avance? Es hora de poner a prueba pilotos de productos o servicios, que a medida que te generen resultados, puedas ir mejorando.

¿Tienes una valiosa idea para aportar valor? ¡Hazla! Si tu idea es útil para otras personas, te irá genial.

2. Comparar tus resultados con los de otro:

Esto es muy frecuente en digital, pasamos demasiado tiempo consumiendo información y pensando: Esto yo lo haría mejor” o “¿cómo voy a salir yo en redes sociales si esta persona lo hace mil veces mejor que yo?”… Para bien o para mal, compararte con lo que otras personas hacen en digital NO ES una buena práctica, ni siquiera es saludable.

Si quieres cultivar en ti la sensación de avance, deja de mirar el Instagram de otro. Revisa tu plan y si no lo tienes, créate uno. Un paso primero, una acción premeditada, un post al día, un cliente a la vez… Nadie te está apurando. Si quieres compararte, compárate con quien eras hace 1 año y toma nota de qué es lo que tienes que hacer para seguir avanzando.

Celebra los pequeños logros de la manera más genuina posible, ponte una estrella, marca un check en tu agenda o simplemente párate y baila. La persona más competente que tendrás en tu proyecto, serás tú misma. ¡Ve por lo tuyo!

3. Tomar decisiones por afán y ansiedad:

Este es el mal más común que he visto en personas que viven de su marca: ir reaccionando, más que actuando. El afán y la ansiedad son síntomas que anulan tus resultados más valiosos, sobre todo, si vas por la vida apagando incendios.

Tomarte el tiempo para pensar en tu negocio, es una acción que te puede ahorrar esfuerzos y que por resultado, te puede generar mejores ingresos. No tomes decisiones que atiendan únicamente a tu necesidad de hoy, ve más allá.

Piensa en: ¿cómo quieres vivir en 5 años? ¿Te ves tú aún como la persona que hace todo en tu negocio? ¿Quieres facturar sin estar presente? ¿Qué tienes que hacer para que eso sea posible?

Pensar en qué quieres lograr a largo plazo, te dará claridad en el presente.

4. Terquedad ante lo que verídicamente no funciona:

¿Si ya sabes que no para qué insistes? Si algo estadísticamente no funciona, pues te toca aplicar un nuevo proceso de innovación o revisar dónde está el punto de caída. 

Y esto va mucho con el punto anterior, los afanes anulan la capacidad de pensar en: ¿Qué se puede hacer mejor para obtener resultados más óptimos?.

Si sientes que desde hace rato no avanzas, es hora de: sentarte a pensar, revisar sistemas, estadísticas, escuchar tu mercado y reevaluar si eso que vienes haciendo es factible o no.

Y please! Atrévete al cambio, cuantas veces sea necesario hasta que tengas un sistema de crecimiento funcional.

5. Crear e innovar sin un sistema: 

He visto a muchas personas emprender en redes sociales, lanzarse con una propuesta de negocio muy buena, pero al cabo de un tiempo, se agotan por no tener sistemas automatizados de captación y cultivo de clientes.

Te lo pongo más claro, si justo hoy tienes una marca consolidada en Instagram, Facebook o cualquier otra red social con la cual ya has podido comercializar productos y servicios, pero aún no tienes tu sitio web pues, mi estimada, ese negocio está tan atado a ti que el día que quieras tomarte un break, no verás las ventas floreciendo.

Las redes sociales son sumamente buenas y generosas; sin embargo, no son tuyas, no son mías,  no nos pertenecen. Decide crear e invertir en tu propio sistema de captación de leads.

Antes de poner en marcha tu próxima idea de producto o si apenas estás iniciando como marca, please, piensa en web. Contrata un servicio de desarrollo web en el que puedas vender como pan caliente, así te vayas un día al mar, o una isla paradisíaca a lucir tu cuerpo de playa. Porque claro, ¡esa es la vida que mereces!

Y hablando de la vida que mereces, recuerda que estoy aquí para ser tu socia, tu aliada, quien te dé impulso para tomar acción en tu proceso de aprender y emprender porque claro que pilotear tus proyectos.

Gracias por leerme mi estimada. Deseo que puedas ver los errores como momentos de sabiduría que la vida te da para hacer de tu marca personal un legado realmente trascendente. ¡Agarra impulso!

Con amor, Mile. ❤

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.