¿Cómo transformar tus patrones mentales?

¡Te he dejado 6 prácticas de autocuidado e introspección para transformar viejos patrones mentales! Conoce cómo transformar esos pensamientos que te limitan a emprender eso que quieres hacer.

Tabla de contenidos

Especial: Patrones Mentales


Como ya tenemos claro qué son las creencias y cómo éstas generan estructuras conductuales, ahora en este artículo quiero profundizar en cómo transformar esos patrones mentales limitantes para activar cambios pequeños pero significativos que te impulsen a materializar tus proyectos. En este artículo encontrarás 5 prácticas de autocuidado que te ayudarán a cambiar viejos patrones mentales por nuevas estructuras que se adapten a tu presente.

En mis 5 años de experiencia, creando marcas personales, he podido ver de cerca que el motor principal de impulso o límite en un emprendimiento, son las creencias que los líderes de negocios han cultivado en sus diálogos interno (y en sus mentes). Repito: lo que crees, creas.

La buena noticia, mi estimada, es que la transformación del pensamiento es posible y tiene poder. Tal como los sistemas de cómputos informáticos, el cuerpo humano también está codificado, en todo el sistema nervioso, ADN y cerebro. Estos códigos responden a un programador, pues no se codifican solos. El programador codifica en base al significado que tiene de sus experiencias familiares, sociales y culturales. Estas en conjunto, han resultado en creencias conductuales: ¿ya sabes quién es el programador de tu vida?

Ahora bien, si tú eres el programador de tu mente, es posible entonces que tú tengas el poder de reprogramarla. ¿Vale?

Hoy quiero contarte, paso a paso, las herramientas que me han ayudado a cambiar mis limitaciones, esas que estaban alojadas en viejos patrones de pensamientos. ¡Ojo! No soy psicólogo ni coach, solo soy una aprendiz y practicante de la transformación personal, pues es mi prioridad cultivar bienestar integral en mi entorno.

Conoce cómo transformar tus patrones mentales en 5 pasos.

¡A transformar patrones se ha dicho!

  1. Hackea tu mente: uno de mis autores favoritos es Robin Sharma y de él aprendí en su libro: Las 8 claves del liderazgo del monje que vendió su ferrari, que para transformar patrones mentales debemos primero vaciar la taza (la mente), identificando cuáles son los pensamientos, conductas o hábitos que retrasan el avance hacia lo que queremos ser y, segundo, adoptar permanentemente una actitud de aprendiz, de principiante, para poder estar abiertas al cambio y a lo nuevo que podemos aprender.

Para poder hacer una transformación del pensamiento, es necesario que tengas muy claro las respuestas a las siguientes preguntas:

  • ¿Hacia dónde quieres ir?
  • ¿En quién quieres convertirte?
  • ¿Qué quieres lograr con tus proyectos?

De esta forma podrás identificar tu estatus actual y programar nuevos patrones mentales potenciadores.

  1. Crea nuevos conceptos: atrévete a investigar, probar e identificar lo que sí funciona para ti, lo que te hace más productiva, lo que te causa energía, placer, balance y bienestar. Atrévete a crear conceptos que te permitan vivir en paz y en coherencia con tu identidad, no vayas por la vida persiguiendo el resultado de otra persona y please, no te compares a menos que sea contigo misma.

A mí me tocó cambiar mis perspectivas instaladas sobre temas de productividad, gestión del tiempo, prosperidad, éxito… Pues esas viejas concepciones me causaban frustración y ansiedad. En este artículo te cuento todo sobre eso.

  1. Cuida tu diálogo interno: las palabras generan efectos químicos en el cuerpo que pueden generar placer, excitación, felicidad, tristeza o cualquier otra emoción. Es por eso que lo que otras personas digan de ti pueden generarte una reacción positiva o negativa pero , ¿qué te dices a ti misma? ¿Qué te dices cuando piensas en eso que quieres lograr? ¿Cuándo piensas en emprender, vender o desarrollar tu marca?

Las palabras pueden impulsarte siempre. Ten conversaciones contigo misma donde le repitas a tu mente lo que tú quieres y eres capaz de lograr. Refuerza tu identidad a través palabras de afirmación y cuando tu voz crítica llegue para hacerte sentir que no puedes, con amor, agradécele por lo que estás viviendo actualmente. Las experiencias del presente, diseñan tu mejor versión del mañana.

El predicador y autor Joel Osteen, en su libro El Poder Del Yo Soy, recopiló distintas historias de personas que con la práctica constante de la meditación y vigilia del diálogo interno lograron romper patrones mentales para alcanzar nuevos niveles de seguridad, confianza personal, sanar relaciones, superar enfermedades y hasta crear empresas.

¿Conclusión? Los resultados que obtienes en la vida se originan en tu diálogo interno. Así que conócete mejor y sé amorosa contigo como esperas que otros lo sean, ¡ámate tú primero!

  1. Practica la gratitud en todo momento: agradecer aún en momentos poco favorables produce sensación de paz, como comentaba en el punto anterior. Una palabra de amor, de gratitud y de generosidad contigo misma puede sanarte e impulsarte. Agradece los pequeños detalles, agradece lo que otra persona no agradecería.

Agradecer cualquier cosa en momentos adversos romperá patrones de queja y  frustración, despertará tu creatividad y te permitirá encontrar nuevas perspectivas para enfrentar esos momentos. Mejor aún, tendrás nuevas historias positivas para contar.

  1. Practica el autocuidado: ¿si tú no priorizas tu bienestar quién más lo hará? Es importante que dentro de tu universo de actividades semanales bloquees espacio para ti, para hacer cosas que te gusten. Cultiva buenos hábitos, encuentra un tipo de alimentación que disfrutes y te genere bienestar. Lo mismo con alguna actividad física. Ten presente que en algún momento de tu semana debes devolverle a tu cuerpo toda la energía que él te aporta.

Puedo hablarte de este punto con total propiedad, ya que en mis días de workaholic me olvidé de esto. Dejé de cuidarme y me tocó ir al médico por diversas situaciones, nada grave, pero sí de prestar atención. Es por eso que para romper patrones mentales en relación al autocuidado también tuve que integrar nuevos hábitos y ser más constantes en otros.

  1. Y cómo último hack, haz eso que quieres hacer así te de miedo. ¡Hazlo como si nadie te viera! Recuerda que lo opuesto al miedo es la valentía. Atrévete a dar un paso a la vez, cada aprendizaje te hará más segura y de eso se trata la transformación.

Gracias por leerme, mi estimada. Mi intención con este artículo es ayudarte a fortalecer tu mindset emprendedor. Deseo que puedas creer enormemente en tu potencial para crear nuevas realidades. ¡Tus nuevas realidades!

Con amor, Mile. ❤

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.